Tia Vicenta

Versión Autenticada del Reglamento de Huelga, Jordán De La Cazuela, 1957

Reglamento de Huelga

Versión Autenticada del Reglamento de Huelga

1º- Las huelgas no podrán ser prohibidas, salvo en caso contrario.

2º- Para tener calidad de huelga deberán inscribirse en el Instituto Nacional de Huelgas que a sus demás rindes queda creado desde este instante. Sus cargos “ad honoren”; sólo recibirán $10.000 mensuales para movilidad.

3º- Los pelirrojos no podrán hacer huelga, por razones de seguridad pública. Los peliverdes, si los hubiere, si están facultados.

4º- Los comunistas, inocentes deberán presentarse a la autoridad más cercana dentro de las dos horas inmediatas a la huelga, y decir: “Yo no tengo nada que ver”, mostrar las manos y señalar el satélite artificial. Los que no se presentaren quedarán sindicados como agitadores.

5º- La huelga podrá hacerse por voto directo de sus afiliados; quedan eliminadas las representaciones proporcionales. La voluntad de dichos afiliados será llevada al Instituto de Huelgas. Allí se les dirá: nones o sines.

6º- Aprovéchese esta reglamentación para disponer se tapice, por donde corresponda, una silla del Ministerio de Trabajo y Previsión.

7º- Los empleados en servicio no podrán hacer abandono de sus tareas sin autorización del general que tuvieren más próximo.

8º- Se prevé que las fuerzas armadas no se declararán en huelga, lo que es un buen ejemplo.

9º- Quedan desmentidas todas las cosas que no son ciertas y que dirán sobre ente reglamento.

10º- Antes de levantar la mano por sí o por no, todo proletariado deberá contar hasta diez y decir a los demás: “Muchachos, pensémoslo bien.”

11. – Queda terminantemente prohibido repetir cosas como ésta: “El inventor en la CGU no es la persona más adecuada.”

12. – Si por desconocimiento de este reglamento, setenta o cien mil personas huelguearen, serán desafueradas y merecerán calificativos muy duros. Verbigracia: incomprensivos. En algún caso se les diré “anti-patria”.

13. – Los que estén en huelga no podrán hacerlo nuevamente por dos períodos consecutivos. Los telefónicos no podrán utilizar el servicio para atizar; los maestros de escuela sólo podrán hacer huelga de hambre, y los menores, acompañados por sus mayores.

14. – Los jefes serán “inhuelguistas”; sus secretarias quedan asimiladas al mismo régimen. Se crean para el idioma nacional los términos técnicos que no figuren en la Real Academia.

15. – Las huelgas deberán darse nombres operativos, como los de la aeronáutica. Ejemplo: “Huelga Vulcano Primero”. O si no: “Adiós, Pampa Mía”. queda prohibido el de “Cominter”.

16. – Los marinos mercantes que se hallaren en puertos, extranjeros no se adherirán a sus sindicatos, para servir de desmentido; se presentarán, muy alegres, donde sean visibles, y y dirán: “¡Qué felices somos!”

17. – Nadie podrá dar albergue a un huelguista, salvo que le huelguista sea él mismo.

18. – Las damas harán huelga en día distinto a los caballeros.

19. – Para decretar una huelga local se aplicará el siguiente procedimiento: Ante el comisario de la seccional que corresponda se reunirán todos los afiliados, y nominalmente votarán por sí o por no. Una vez concluído, harán huelga los del sí y trabajarán los del no. Para estas asambleas podrá aprovecharse el reglamento provisional de la Convención Reformadora.

20. – Se da por terminado este reglamento para no hacerlo tan cansado. El lema debe ser: “No hacer nada que alegre al Fauno de Caracas.”

Traducido por el egiptólogo

JORDAN DE LA CAZUELA

///

Chiste de Jordán De La Cazuela publicado en la página 15 de la revista Tía Vicenta (Año 1 Número 11) el martes 22 de octubre de 1957.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *