Tia Vicenta

River Plate – Boca Juniors, Landrú, 1957

Comentario River Boca

Los jugadores de River se caracterizaron por tener un número detrás de la espalda. Los números son estos: 1.2,3,4,5,6,7,8,9,10,11. Los de Boca también tenían los mismos números, en lugar de tener otros, razón por la cual confundíamos los jugadores y no distinguíamos cuál era el cuadro qué ganaba.

Nuestra Tía Vicenta, que siempre nos acompaña a la cancha, nos indicó que los de River eran los de franja roja, y los de Boca los de camiseta azul y amarillo, pero esto nos lo dijo cuando ya había terminado el partido y era ya era tarde para reparar nuestro error. Por esto rogamos  a nuestros lectores que nos perdonen si cometemos algún desliz al hacer la crónica de este sensacional encuentro.

A los quince segundos de comenzado el partido, un jugador, que bien podría ser de River o quizás de Boca, nos parece que el número 9, o tal vez el 6 que caminaba cabeza abajo, se corrió velozmente hacia el arco rival, pero al intentar shotear se dio cuenta de que había olvidado llevar la pelota. Olvido lamentable, puesto que, al volver sobre sus pasos, la defensa contraria ya se había colocado  y le desbarataron la jugada. Al minuto y medio por nuestro reloj, y a los 5 por el reloj de nuestra Tía Vicenta, un jugador, ignoramos si era de Boca o River, pero podría ser de Racing, tiró de volea y marcó el gol. ¿Quién ganaba? Lo ignorábamos, y nos daba mucha vergüenza  preguntárselo a un espectador vecino. Miramos con ansiedad el tablero de “Alumni” y comprobamos que ganaba Independiente uno a cero. ¿Qué ocurría? ¿Nos habíamos confundido de cancha? Nada de eso. Es que habíamos mirado equivocadamente las letras del tablero.

Durante dos horas  estuvimos averiguando  qué letra correspondía a Boca y cuál a River. Gracias a Dios, después de finalizar el partido encontramos en el suelo un ejemplar de “Alumni” y nos enteramos que ganó River por 5 a 3.

Resumiendo: el partido pudo ganarlo River por un core mucho mayor, pues si Boca no hubiese metido los tres goles, el resultado hubiese sido de 5 a 0.  Claro que si los 5 goles que marcó River hubieran sido tiros desviados, el vencedor, en estos momentos, sería Boca por 3 a 0. Cosas del fútbol.

Cancha: River Plate

Público: 78.987 personas y 168 gorilas.

El mejor hombre de la cancha: Menéndez

La mejor mujer de la cancha: Nancy Carrascosa, asiento Nº54, fila 4, sector damas.

Marcación: Rattín marcó a Labruna, Mouriño marcó a Rossi y Fioravanti marcó a Colángelo.

///

Análisis de Landrú sobre el partido River Plate – Boca Juniors, publicado en la revista Tía vicenta (Año 1 Número 17), el martes 3 de diciembre de 1957.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *