Tia Vicenta

Los hombres hablan así, Aldo Cammarota, 1959

Los hombres hablan así Aldo Cammarota 1959

LOS HOMBRES HABLAN ASÍ…

Te queda muy bien: Comentario con que reciben la aparición de la esposa o novia, ya sea que ella vista un modelo que le costó 6 meses de paciente trabajo a la modista, o un batón de algodón que viene usando hace 7 años, y está todo lleno de remiendos.
Solamente quiero saber cómo van: Anticipo de que se van a quedar toda la tarde mirando el fútbol por televisión.
Claro que te quiero: Eufemismo utilizado en reemplazo de “Ma sí, callate”.
Bueno, chau: Cariñosa despedida a la esposa que parte para pasar 3 meses veraneando en Mar del Plata.
¡Hola!: Efusivo recibimiento a la esposa que vuelve después de pasar 3 meses en Mar del Plata.
¿Vos te crees que yo robo plata?: Una pregunta destinada a aseverar su condición de amo del hogar, usada especialmente después de un mal día en la oficina.
¡Ump!: Respuesta coherente a toda pregunta que le es formulada mientras está leyendo la página de historietas en “La Razón”.
Es el caño de escape que anda suelto: Cualquier ruido que produzca el auto.
Es una lámpara quemada: Cualquier irregularidad que presente el televisor.
Vas a ver que no es nada: Diagnóstico que dan cuando la esposa está con 40 grados de fiebre, chuchos de frío, dolor de cintura y grandes mareos.
Llamá rápido al médico, que me estoy muriendo: Susurro que emiten cuando una astillita de un milímetro se les mete en el dedo, y éste se les empieza a hinchar.

Texto titulado “Los hombres hablan así”, de Aldo Cammarota, publicado en la revista Tía Vicenta (Año 3 – Número 76), el 20 de enero de 1959.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *