Tia Vicenta

Personajes: La leyenda del Chipecondién, 1977

La leyenda del Chipecondien 1977

El 19 de octubre de 1977, el pastor Atanasio Sakellaropoulidis conducía su rebaño de corderos por las afueras de Nicosia, Chipre, cuando advirtió que un zorro lo espiaba desde atrás de un árbol, sin duda con la intención de comerse algún ovino distraído. Se dispuso a atacarlo con su cayado, pero el astuto depredador desapareció. En la certeza de que seguía emboscado en las inmediaciones, Sakellaropoulidis lo buscó entre unos matorrales, donde le llamó la atención un  débil gemido. El pastor supuso que era una maniobra diversionista del zorro e insistió en la búsqueda, pero encontró a un niñito que dormía boca abajo entre las plantas.
–¡Es un chiquito! –dijo, pasmado, Sakellaropoulidis. Entonces el niño se dio vuelta y, mostrando una carita llena de pelos, por cuya boca asomaban dientes enormes, dijo en perfecto griego:
–¡Sí, sí, chiquitito pero con dientecitos!
Y el pastor, en su fuero interno, admitió haberse equivocado al dudar de la existencia de Chipecondién. Sin embargo, nunca lo volvió a ver.

Dibujo y texto de Landrú publicado en la página 13 de la revista Tía Vicenta (Año 1 – Número 5), el 2 de diciembre de 1977.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *