Tia Vicenta

La cárcel de papel, Jordán de la Cazuela, 1957

5 La carcel de papel 1957

LA CÁRCEL DE PAPEL

Inauguramos con este título una sección de nuestra revista que servirá de perpetuo homenaje argentino al semanario español “La Codorniz”, como reconocimiento de la deuda que con él tenemos los humoristas, del mundo entero. Implacable y sonriente, cariñosamente diríamos, “La Cárcel de Papel” alberga cada semana en las páginas de nuestro colega, uno por uno, a los más conspicuos  de la humanidad. Consecuentes con tal enseñanza, nosotros ofrecemos a los nuestros ese saludable albergue, incluído techo, con “leche y lunas”, almuerzo, té y comida. Y de vez en cuando, un poco de picana eléctrica, para no perder la costumbre.

Y VISTOS para dictar sentencia en esta querella por intimidación, usurpación, violación de Casa Rosada, exposición de joyas de uso privado (incluída una menor), daño moral a perritos bandidos, difamación y comandos, seguida por el ex General de la Nación Juan Domingo ex Munro contra el General de la Nación Pedro Eugenio Aramburu, de profesión sus discursos, domicilio ambulante, señas particulares lord inglés;
OÍDAS la acusación y la defensa y teniendo en cuenta las declaraciones de los testigos y demás pruebas de cargo y descargo;

CONSIDERANDO:

Que si bien es cierto, como lo sostiene el querellante, que el único General de “La Nación” es el General Bartolomé Mitre, no es menos cierto que el querellado es también General de la Nación y que además devolvió “La Prensa” a sus legítimos dueños;
Que la propiedad del perro Pinker no le inhabilitaba para desempeñar el cargo de Presidente provisional de la República en el grado de Hermano Mayor de la Revolución Libertadora Provisional, siendo como es el susodicho perro de buena familia y carecer de antecedentes policiales;
Que tampoco le incapacita para esas funciones el hipo bíblico de que padece, ya que según el informe médico agregado a los autos, este sólo se manifiesta en ocasión de hallarse ante el micrófono, de tal manera que con callarse la boca todo se arreglaría;
Que el querellante no fue obligado a abandonar la sede del gobierno, sino se retiró de ella por su propia voluntad, habitando primero en una cañonera surta en el puerto y pasando luego a un hidroavión de la mano del Doctor Mario Amadeo;
Que las joyas de cuya exposición se queja fueron donadas por el mismo la Comisión Nacional Investigadora, la que decidió exhibirlas para mostrar el fuerte respaldo en oro de nuestra moneda y sin ninguna mala intención;
Que el General Aramburu no ha difamado al ex General ex Munro, pues al llamarle “monstruo” lo hizo como si le llamara, por ejemplo, “mamarrachito mío”;
Que los comandos de que se agravia el querellante no han pasado de ser simples bromas, tendientes a mantener despierto el interés por los petardos, las bombas y los gasoductos;
Que la remodelación de la histórica Plaza de Mayo no tiene otro objeto que el impedir que aterrice allí algún avión negro, cosa que sería mirada con malos ojos por las palomas y por más de Quaranta;
Que el Presidente Provisional de la República en el grado de Hermano Mayor de la Revolución Libertadora Provisional ha prometido irse “ni un minuto antes ni un minuto después” del 1 de mayo de 1958 y refugiarse en la embajada de Venezuela.

Pero, CONSIDERANDO:

Que el querellado adeuda a no menos de 495 ex ministros las indemnizaciones correspondientes a despido y falta de preaviso;
Que no ha organizado ningún Festival Cinematográfico en Mar del Plata, no obstante su acendrada afición a los noticiarios;
Que si bien no concurre a las boites y otros lugares de esparcimiento nocturno, se mete en cada baile que bueno, bueno;
Que no es capaz de vivir con trescientos pesos mensuales, a pesar de almorzar y comer todos los días fuera de su casa en calidad de invitado;
Que si bien autorizado la suba de los precios de los artículos de primera necesidad con el loable fin de que los señores comerciantes no se sientan tentados de robar en el peso, a racionado al mismo tiempo los artículos de segunda necesidad (que son los más necesarios), tales como los cigarrillos, el vino y el contrabando;
Que, no obstante haber dictado contra la propaganda  el régimen depuesto el decreto-ley número 4161, se ha comprometido con el ex General ex Munro a mantener en las estampillas fiscales que adornaban los paquetes de cigarrillo la tocante leyenda: 2 UNIDADES BÁSICAS:
Que, llevado de un entusiasmo que no condice con su alta investidura, ha nombrado embajador en el Uruguay al Señor Lanús, luego de escuchar en una cancha del Gran Buenos Aires la conocida marcha patriótica: “¡Lanús, Lanús, qué grande sos! Lanús, Lanús, mi General”;
Que, movido por su vanidad, nombró al Capitán Manrique jefe de la Casa Militar, convencido de que cuando él desaparezca del mundo de los vivos, Manrique compondrá unas “Coplas a la muerte del General Aramburu”;
Que eso no condice con la sobriedad republicana y hasta puede inducir al pueblo a creer que el querellado ha perdido el ómnibus Mayo-Caseros (Empresa Erro y Cía., hoy en liquidación);
Que, a efectos de poner un poco de color local en su prontuario conviene sancionarle con una pequeña pena.

POR ELLO el Alto Tribunal de la Inquisición Nazi en la provincia Argentina condena al futuro ex Presidente del Gobierno Provisional General Pedro Eugenio Aramburu a siete días de cárcel de papel, que cumplirá en el Salón de Bustos Presidenciales frente a un pedestal vacío, al que rendirá honores militares, para que aprenda, y sin uso de micrófonos.
Dado en la Ciudad de la Santísima Trinidad y Puerto de Santa María del Buen Aire, a 3 de septiembre de 1957, año XI de la Era Prohibida.

///

“La carcel de papel”, de Jordán de la Cazuela: sección de la revista Tía Vicenta (Año 1 – Número 5) publicada el 12 de septiembre de 1957.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *