Tia Vicenta

Fábula de Cocofantes y Eledrilos. María Elena Walsh, Tío Landrú, 1968.

FÁBULA DE COCOFANTES Y ELEDRILOS.

por María Elena Walsh

 

Los Cocofantes eran habitantes

de la ciudad de Curuzú Cuatiá.

Allí vivían todos muy tranquilos

acompañados por los Eledrilos

y el papá y la mamá.

 

Los Eledrilos eran muy astutos.

Los Cocofantes, no, ni fu ni fa.

A veces iban todos de paseo

al cine o a la plaza o al correo,

Pero no más allá.

 

Había un Cocofante, nadie supo

ni cómo se llamaba ni la edad.

La cuestión es que en tal monotonía

El pobre Cocofante se aburría

una barbaridad.

 

Por lo tanto, una noche de tormenta

guardó su cédula de identidad

y se escapó en silencio y de costado

hasta bajar –naturalmente a nado–

el río Paraná.

 

Parece que tenía muchas ganas

de ser un diputado nacional,

porque compró un tratado de bostezo

y lo estudió en el subte hasta Congreso

con gran curiosidad.

 

Pero cuando llegó, vio con asombro

que pasaba un desfile militar.

¡¡Eran los Eledrilos!!… Muy temprano

salieron y ganándole de mano

habían triunfado ya.

 

Los Eledrilos lo llevaron preso

y el Cocofante se dejó llevar.

En el Zoológico, detrás de un pozo,

estaba el horroroso calabozo,

más chico que un dedal.

 

Pero entonces, los otros Cocofantes

furiosos vinieron a salvar.

Lucharon en Palermo una semana,

tirándose zapallos y bananas,

repollos y ananás.

 

Como la guerra les salía cara

encendieron la pipa de La Paz.

Los Eledrilos, de muy mal talante,

fueron a liberar al Cocofante,

que ya no estaba más.

 

Se había levantado tempranito,

y aprovechando tan berenjenal

se metió, con un lápiz y un cuaderno,

adentro de la casa de gobierno

con mucha autoridad.

 

Los Eledrilos, al leer el diario

supieron la espantosa novedad.

Y todos, con rencor y con inquina,

a la confitería de la esquina

fueron a conspirar.

 

….. Entonces, muchos puntos suspensivos

llegaron, disfrazados de final…..

Porque sucede que este cuento de antes,

con Eledrilos y con Cocofantes,

no se termina más.

 

Revista Tío Landrú. Año I – Número 1. 12 de Junio de 1968. Director: Landrú. Texto: María Elena Walsh. Ilustración: Koblo.

 

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *