Tia Vicenta

Editorial: Por qué volvió Tía Vicenta

tia-vicenta-anio-1-num-1-4-de-noviembre-de-1977-pag-3

  • Para dialogar con las autoridades.
  • Para colaborar en la elaboración del Proyecto Nacional.
  • Para combatir la inflación.
  • Para controlar como funcionan las obras de la calle Lavalle peatonal.
  • Porque le da la gana.
  • Para concurrir a las conversaciones trilaterales.
  • Para detectar barcos pesqueros piratas.
  • Para visitar el santuario de la Difunta Correa.
  • Para comprar y vender dólares en el mercado libre de cambios.
  • Para ver cómo marchan las obras para el Mundial 78 de fútbol.
  • Porque extrañaba muchísimo.
  • Porque sí.
  • Para visitar a sus sobrinas María Belén y Alejandra.
  • Para instalar una fábrica de raquetas de doble encordado.
  • Para ir al Florida Garden.
  • Para caminar por la calle Florida.
  • Para ver si hay menos baches en las calles.
  • Para confirmar personalmente que el secretario de Minería se llama en realidad Puca Prota.
  • Para organizar un campeonato de chetos.
  • Para visitar una prima segunda que vive en Adrogué.
  • Para estar presente cuando nos devuelvan las Malvinas.
  • Porque vivir en el extranjero le da alergias.
  • Para comer empanadas.
  • Porque tenía ganas de tomar mate.
  • Porque extrañaba el dulce de leche.
  • Porque se curó del reumatismo.
  • Porque en el extranjero las cosas se están poniendo bastante feas.
  • Para comer un buen puchero.
  • Para tomar sol en Punta Biela o Punta Lagarto (como gustéis).
  • Para ver la nueva decoración de Mau.
  • Para reafirmar nuestra soberanía en la zona de Beagle.
  • Para comer mariscos en Mar del Plata.
  • Para ver jugar a Claudia Casabianca.
  • Para verlo pasear a Borges por Charcas y Maipú.
  • Para tararear un tanguito en el Viejo Almacén o Caño 14.
  • Para tomar un soconusco con picatostes en el Tortoni.
  • Para tratar de solucionar el problema de los teléfonos descompuestos.
  • Porque estaba harta de vivir en el extranjero.
  • Porque hacía mucho que no comía arroz con leche ni ambrosía.
  • Porque los bifes de chorizo o de lomo se extrañan mucho.
  • Para ir a un café-concert, o a dos.
  • Porque no recordaba como era el obelisco.
  • Para tratar de que no se deteriore más el salario real.
  • Para que los argentinos se sonrían un poquito más.
  • Para que nadie tenga derecho a lo superfluo cuando alguien carece de lo estricto.
  • Para que haya más chácharas, retruécanos, chascarrillos, chirigotas, cuchufletas y zarandajas.
  • Para que se construya de una vez Zárate-Brazo Largo.
  • Para tratar de aumentar el producto bruto.
  • Para ver un buen partido de polo.
  • Para pagar los alquileres atrasados del departamento que alquila y evitar el desalojo.
  • Para descubrir quién va a ser el cuarto hombre.

Editorial titulado “Por qué volvió Tía Vicenta”, con dibujo y texto de Landrú, publicado en la página 3 de la revista Tía Vicenta (Año I, número I) el 4 de noviembre de 1977.

Compartir en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *