Tia Vicenta

Editorial: Historia de la primavera

Editorial Tia Vicenta 24 septiembre de 1957 Año I numero 7

Antiguamente, en épocas muy remotas, las estaciones del año eran solamente tres: Otoño, Invierno y Retiro (llamada también Verano). Después del Invierno venía directamente el Retiro o Verano, pues la Primavera no existía. Existía, en cambio, una pequeña estación que duraba quince días, y que se llamaba Constitución, pero era tan corta que no se la tenía en cuenta.

Un rey de la nación de Pepezuelo, llamado Américo III, decidió olvidarse por completo de la Constitución, e inventar, en su reemplazo, una estación que durar tres meses, y que él se empeñó en llamar Primavera en honor a una prima que tenía y que se llamaba Emilia. Al principio le costó mucho al rey inventar la Primavera, ya porque hiciese frío, ya porque hiciese viento, o ya porque llovía.

-¡Inútil! -le recriminaba la mujer de Américo-. Te pasas todo el día sin hacer nada, como un anciano consultivo.

-¡Pero si estoy tratando de inventar la Primavera! -protestaba el rey Américo.

-¡Inventando la Primavera! ¡Inventando el Primavera! -refunfuñaba la mujer-. ¿Por qué no te dedicas más bien a inventar el verano, que este año tengo ganas de ir a Mar del Plata?

-Todo a su tiempo, mujer -decía Américo-. El verano lo está inventando el teutón Richter, en la isla Huemul.

-No, no -gritaba la mujer-. Ya sé que no inventarán nada, y me quedaré me casa sin estrenar el bikini.

Un 21 se septiembre, Américo gritó lleno de júbilo:

-¡Inventé la Primavera! ¡Inventé la Primavera!

-¡Esa no es la Primavera! -protestó la mujer-. Es la prima Vicenta.

-¡Qué hermosa que es! -dijo una vecina-. Tiene la misma cara de su padre.

-¡Tía Vera! -exclamó contenta una sobrina del rey, al ver la Primavera.

-¡No es tu tía Vera! ¡No es tu tía Vera! -chilló la mujer del rey-. ¡Es la tía Vicenta!

-¡Tía Vicenta ¡Tía Vicenta! -gritó, loca de alegría, la sobrina del rey.

-¿Tía Vicenta? ¿Tía Vicenta? -murmuró desalentado el rey-. ¡Entonces he fracasado! Lo que yo quería inventar era la Primavera.

Pero no fracasó. Porque sea Primavera en nuestro país, sea “spring” en inglés, sea “tía Vicenta” en Pepezuelo, la cuestión es que se había inventado.

———————————————————————————————————————————————————————————————————————

Por eso, “Tía Vicenta”, sintiéndose tan espiritualmente ligada a la Primavera, le dedica emocionada este número, con los ojos llenos de lágrimas.

 

Editorial titulado “Historia de la primavera”, con dibujo y texto de Landrú, publicado en la página 3 de la revista Tía Vicenta (Año I, número 7) el 24 de septiembre de 1957.

Compartir en:

2 thoughts on “Editorial: Historia de la primavera

  1. Ya me han confundido.En ese año yo era una niña de 24 años y festejaba algo. Ahora estoy en duda. ¿Era a la prima Vera o a la tía Vicenta? Lo dejo ahi,Ya lo festejé sea como sea. Soy feliz y sigo festejando .

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *